Galería de imágenes

No por repetido es menos cierto: Una imagen dice más que mil palabras. Y el hotel Roncesvalles, bien puedes verlo, tiene mucho que decir.
Pero otras cosas no podemos contarlas desde aquí. El sentimiento hondo de asistir temprano a la Misa del Peregrino envuelto en el esplendor del gótico francés; el sonido del viento sobre los hayedos; los aromas que atesora la cocina del restaurante; la cercana hospitalidad que, hecha tradición, se remonta en el tiempo hasta remotos orígenes medievales; la vetusta solidez de la piedra y el roble… No, eso no podemos mostrártelo. Algunas cosas debemos apreciarlas con todos nuestros sentidos.